¿Tu bebé no puede separarse de ti? Desarrollo

Ansiedad por separación

Ese llanto desconsolado y las rabietas que nuestros bebés suelen tener cuando ya nos toca irnos al trabajo, sin duda alguna también nos rompe el corazón a nosotras, pero las madres debemos entender que se trata de una etapa normal del desarrollo del niño conocida como ansiedad por separación, y que necesitamos comprender, superar y manejar.

Durante los primeros 6 meses de vida, los bebés solo necesitan que alguien les satisfaga sus necesidades básicas, ya cuando estén cubiertas, fácilmente se dejan cargar por alguien más que no sea su mamá o papá, incluso pueden quedarse un rato con alguna niñera o familiar y no se quejan tanto si se quedan un ratito solos, pero a partir de los 6 meses hasta los 2 años aproximadamente, ocurre todo lo contrario y el niño ya está consciente del apego a sus padres y también a los objetos, pero no aún no está al tanto del sentido del tiempo y cuando sus papás se ausentan no saben si van a volver o no, o cuándo lo van a hacer, y es aquí cuando se produce la ansiedad por separación, que incluso puede afectar más a los padres que a los hijos.

Hay muchas formas de superar esta etapa y lograr calmar la ansiedad de nuestros bebés y evitar que nosotras entremos en depresión al verlos tan desconsolados:

  • Desde que está chiquito trata de dejar a tu bebé con algún familiar o amigo por ratos cortos, así aprenderá a estar con otra gente, y, antes de dejarlo solo por completo, asegúrate de que se haya familiarizado con esa persona estando tú presente, así se sentirá más seguro y tranquilo al estar solo con ella.
  • Enséñalo a través del juego: desde pequeño hazle saber que cuando te vayas, regresarás. Puedes jugar a esconderte por unos segundos, aparecer y luego repetir lo mismo por ratos un poco más largos. De esta forma le harás entender que aunque desaparezcas, vas a volver.
  • Si tu bebé está encariñado y apegado con algún juguete, mantita o peluche, esto lo ayudará a no sentirse solo cuando no te vea.
  • Antes de irte, siempre despídete de tu bebé. No desaparezcas de repente, explícale que te vas por un rato, que pronto regresarás y que entiendes cómo puede sentirse. También, es importante que no llores frente a él ni le demuestres que estás triste por irte. Luce tranquila y con confianza para lograr transmitirle esos sentimientos.
  • Tú también puedes sentir la ansiedad por separación, así que trata de controlarla. Escoge con plena seguridad a la persona o guardería con quien dejarás a tu bebé para que así estés tranquila al separarte de él, comparte consejos con otras madres, y, finalmente, no te sientas mal por ver cómo tu bebé aprende a estar separado de ti. ¡La independencia es una gran habilidad que necesita manejar!

Leave a Reply