¡Los primeros pasitos de tu bebé! Desarrollo

pasos

Aprender a caminar es una etapa súper importante en el desarrollo del bebé, tanto para él, como para su madre, quien requiere una buena dosis de paciencia, constancia y sentido del humor para disfrutar cada intento fallido.

Generalmente, los niños comienzan a caminar alrededor de los 12 o 13 meses, sin embargo, hasta los 15 o 18 también se considera normal. Como somos madres, es típico de nosotras que queremos acelerar el tiempo y hacer que nuestro bebé se siente, brinque, corra y juegue fútbol a los 5 meses.

Por esta razón, y porque te entendemos, preparamos una lista de 10 tips que puedes poner en práctica para estimular los primeros pasos de tu pequeño Mimadito:

  1. Ayúdalo a pararse: tiende tus dedos para que se sujete solo; luego es bueno que lo estimules para que se pare y esté de pie, ¡sin tu ayuda!
  2. Sujétalo con una mano para que camine: a medida que notes mayor seguridad, puedes ofrecerle solo un dedo. Incluso, en vez de darle tu mano, puedes sostener un muñeco y que tu bebé también se sujete de él. La meta es lograr equilibrio al andar.
  3. Cuando lo tomes de la mano, hazlo por delante y con altura intermedia entre la cintura y los hombros; recuerda que no es natural caminar colgado con el cuerpo hacia atrás.
  4. Ten paciencia con la coordinación de los pasos; estás tratando de enseñarle a un bebé.
  5. Ubica los muebles de manera que solo estén separados por pequeños pasos, así tu bebé podrá caminar apoyándose en ellos.
  6. Siéntate a corta distancia y llámalo extendiendo tus brazos, siempre motivándolo y con actitud positiva.
  7. Puedes usar juguetes sólidos para que tu pequeño los empuje y arrastre, existen algunos especialmente fabricados para esta etapa. Es importante no dejar de vigilar para prevenir cualquier accidente.
  8. Con el paso de los días, ve aumentando la distancia de los muebles. Esta es una manera de estimular para que tu bebé pueda caminar cada vez con menos apoyo.
  9. Durante esta etapa, es fundamental tener cuidado con escaleras, objetos peligrosos, esquinas filosas y todo lo que esté al alcance de tu bebé y lo pueda afectar negativamente.
  10. En cada intento, haz sentir a tu pequeño orgulloso y felicítalo. Es importante el apoyo y la motivación. .

Recuerda que cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo, no debes forzarlo si aún no está preparado; y ante cualquier situación fuera de lo normal, tienes el apoyo de tu pediatra de confianza.

Leave a Reply